Tripulación Aldebarán

  • Manuel Aragón (Cardiopatía). Piano y Banda.
  • Verónica García (40% Discapacidad Física y Sensorial. Invidente de – Ojo Derecho). Trimmer de Génova y Banda.
  • Felipe Gutiérrez (30% de Visión en ojo Derecho, Invidente del Ojo Izquierdo, Sordera Total Oído Derecho, 40% Oído Izquierdo). Vela Mayor y Banda.
  • Jorge Otalecu (Discapacidad Intelectual). Maniobras de Proa y Banda.
  • Álvaro Ramos (Discapacidad Intelectual). Maniobras de Proa y Banda.
  • Jorge Román (49% de Visión en Ojo Izquierdo). Táctico, Trimmer de Génova y Banda.
  • Pepotre Valverde. Timón y Patrón II.

Manuel Aragón

Manuel Aragón

Manolo nació en Málaga el 20 de septiembre de 1993. Su nacimiento fue un duro trance para sus padres, viniendo al mundo junto a su hermano Jesús, su gemelo, ambos con una cardiopatía congénita severa y en su caso también con malformación congénita de la columna vertebral (hemivértebras cervicales, escoliosis congénita), quedando ingresados en el hospital durante unas tres semanas en la incubadora. Los médicos les informaron que debido a dicha cardiopatía sus esperanzas de vida eran muy reducidas y que posiblemente no llegarían al año de vida. Sus padres no se lo pensaron y dieron el visto bueno a las operaciones necesarias. La primera se realizó a los 4 años consistiendo en una derivación cavo-pulmonar superior derecha (conocida como Glenn). Según sus padres, su vida cambió considerablemente, ya que volvía a tener oxigenación en la sangre y no se cansaba tanto. Podía correr, saltar y jugar con sus amigos dentro de sus limitaciones. De niño, recuerda que le impresionaba mucho la cicatriz que había quedado en su pecho, aproximadamente de unos 15 cm, que su madre con mucho cuidado y cariño le curaba todos los días, extremando el cuidado con paciencia en las curas porque la cicatriz estaba llena de grapas metálicas. Todos los años debe someterse a revisiones.
Apasionado por los caballos, su inseparable amigo Pepotre (uno de los patrones del Aldebarán) le propuso que probase también practicar vela con él para que viera la sensación de libertad y bienestar que producía. Desde entonces ha competido en regatas y ha ganado algún que otro premio, lo cual le reportó una genial sensación insospechada puesto que era la primera vez en su vida que quedaba primero en un deporte teniendo en cuenta sus limitaciones físicas y desde entonces se unió a la vela para hacerla parte de sí mismo. Un día, recibió la llamada de Pepotre para decirle que iba a participar en la Copa del Rey de Vela, que se había formado un grupo con discapacitados, y que conociendo su discapacidad y experiencia previa le invitaba a formar parte del equipo. No lo dudó ni un instante y como él mismo dice: “Participar en la Copa del Rey de Vela supone un logro y un sueño porque nunca nadie que se ha visto limitado en lo físico podría jamás pensar en competir al más alto nivel en la que es la regata más importante de nuestro país”.

Verónica García

Verónica García

“Vero” para los amigos, nace en Málaga el 28 de Junio de 1991, siendo así la más joven de la tripulación y la representante femenina del equipo.
A la temprana edad de dos años y medio le diagnosticaron una uveítis anterior en ambos ojos asociada a una artritis idiopática juvenil. Dos años más tarde se enfrenta a una de las dos cirugías más significativas de su vida, en la que le tuvieron que extirpar el cristalino y no le pudieron poner una lente intraocular, por lo que desde ese momento el ojo derecho se convirtió en lo que ella denomina “su ojo inservible” (por el que no enfoca y no puede usar para ver ni de lejos ni de cerca, ni para actividades tan necesarias como leer o estudiar).
A los doce años afronta su segunda intervención, la más compleja y la última de momento. Fue necesario extirparle el cristalino del ojo izquierdo, pero en esta ocasión sí pudieron implantarle una lente intraocular. Así pues, el ojo izquierdo es “su ojo ganador, de momento”, como ella misma resalta.
Con mucho esfuerzo, en 2018, se licencia en medicina, algo que nadie creía que podría hacer. Tan sólo tardó tres años más en acabarla.
Como buena amante del deporte, se inició en el mundo de la Vela, y ahora el destino le ha puesto en su camino este regalo: poder pertenecer a este equipo de vela y poder competir en la copa del Rey.

Felipe Gutiérrez

Felipe Gutiérrez

“Felipón” entre amigos, es un malaguita de 39 años, que durante 33 tuvo una vida como cualquier joven de su edad, una vida normal y corriente con su trabajo estable en el aeropuerto de Málaga, primero como representante de compañías aéreas y vuelos privados, y después como asistente en ayuda a pasajeros de movilidad reducida (casualidades de la vida, ¿no?)
Pero fue en una revisión del oftalmólogo donde le detectaron algo raro en el nervio óptico y le enviaron de manera urgente a una resonancia magnética. Y fue el 5 de enero de 2013 cuando le detectaron un neurinoma del acústico, un tumor que crece dentro de la cabeza en el nervio auditivo y del equilibrio, y que pese a su intervención, le dejó graves secuelas permanentes.

Entró en quirófano sabiendo que iba a perder la audición del oído derecho y que poco a poco iría recuperando visión hasta la normalidad, pero pasaron los meses y no fue así. Su sordera es total en el oído derecho, con un zumbido 24 horas en el oído (acufeno), a lo que se le añade su limitada visión, con la pérdida total de visión en el ojo derecho y más del 50% en el izquierdo.
Para recuperarse de un shock tan fuerte, decidió viajar solo por toda Europa. Al ver que era capaz de eso y mucho más, se introduje en el mundo del deporte. Así fue como entró en del Club Andaluz de Vela Adaptada.
Ahora tiene un nuevo objetivo y un nuevo reto porque como bien dice “en esta vida siempre hay que tener un objetivo en el punto de mira: Nos vamos a la Copa del Rey de Vela!”

Jorge Octa Jorge Octalecu lecu

Jorge Octalecu

Nació el 15 de octubre del 1995. A sus 23 años, su pasión es el deporte, que impregna toda su vida desde muy corta edad. Gracias al deporte Jorge es una persona feliz y con una vida llena de magníficas experiencias que le ayudan a crecer y a avanzar.
Jorge tiene una discapacidad intelectual y una gran capacidad para los deportes, incluyendo tan variadas disciplinas como la natación, el triatlón, baloncesto, esquí alpino, esquí nórdico, surf, pádel, vela…
La discapacidad de Jorge es un Trastorno del Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), asociado a una discapacidad intelectual.
Para Jorge los deportes son el eje de su vida y le han ayudado a conseguir grandes logros y a superar enormes retos. Desde el año 2012, fecha en la que comenzó a competir como deportista federado en las disciplinas de natación, triatlón y esquí, ha cosechado numerosos triunfos y es Campeón de España de Triatlón, Acuatlón, Duatlón y Esquí Nórdico, además de contar con numerosas medallas en Natación, Esquí Alpino y Baloncesto en su categoría de discapacidad intelectual.
Jorge descubrió la Vela hace ya tres años, con la Escuela de Vela Adaptada que se creó en Marbella de la mano del Club Andaluz de Vela Adaptada (CAVA), la ONG Paraocio y la Asociación CADI.
Con el apoyo de la FANDDI (Federación Andaluza de Deportes para personas con Discapacidad Intelectual), del Ayuntamiento de Marbella y de todos sus Clubs, Jorge cuenta con un enorme respaldo social, institucional y deportivo.
Su abuelo, capitán de la Marina Mercante, y el amor de su padre por el mar y los barcos, propiciaron que a Jorge le entusiasmara esta actividad deportiva.
Esta gran oportunidad que les ha ofrecido la Copa del Rey de Vela y en la que han sido incluidos dos tripulantes con discapacidad intelectual: Jorge y su gran amigo Álvaro Ramos, es un motivo más que demuestra que NO HAY LÍMITES para los que creen en la belleza de sus sueños independientemente de su condición.

Álvaro Ramos

Álvaro Ramos

Álvaro es un deportista de Marbella. Nació el 11 de octubre de 1988. Con toda seguridad es el miembro más dicharachero del equipo, una nota de simpática energía incontenida. Tiene una discapacidad intelectual. Es extrovertido y parlanchín, muy comprometido con su entorno y amante de ayudar a los demás. Desde hace unos años practica varios deportes y es muy feliz realizando las actividades que practica. Además del deporte, su otra gran pasión es la Semana Santa. Saca dos tronos y en sus Cofradías le tienen un afecto tan especial como él es.
En 2013 sumó una actividad más, comenzando sus entrenamientos de natación de la mano de Alex Otalecu. En la Asociación CADI es voluntario en natación y surf desde 2017 y su entrega es de tal pasión que estuvo nominado como “voluntario del año” en la Gala de la Plataforma del Voluntariado de Marbella.
Álvaro es cariñoso, generoso, transparente y además tiene un corazón tan grande como él.
Hace tres años decidió introducirse en el mundo de la Vela y junto con su gran amigo Jorge Otalecu (otro tripulante del Aldebarán), están enormemente ilusionados con participar en la Copa del Rey de Vela, conocer al Rey y hacerse una foto junto al monarca. Lo van a conseguir porque son muy perseverantes.

Jorge Román Rodríguez

Jorge Román Rodríguez

Jorge Román Rodríguez, nacido en Vigo, casado una hija, de 60 años, lo que le convierte en el tripulante de más edad del equipo, presidente de la ONG PARAOCIO y Patrón de Embarcaciones. Su infancia transcurre en un ambiente muy marinero por la profesión de su padre, Capitán de Pesca de bacalao en aguas de Groenlandia. Esto le lleva a pedir con 16 años la cartilla de navegación con la intención de embarcarse. A los 18 años le reclutan en la armada para realizar el servicio militar obligatorio a bordo del buque de desembarco Martín Álvarez con base en el puerto de Cádiz llevando a cabo tareas administrativas por su condición militar de Cabo amanuense.
Con 33 años sufre un accidente laboral en la ciudad de Badajoz con corte de la córnea del ojo izquierdo que le provoca una discapacidad visual del 51% teniendo que dejar su profesión habitual y volver a su domicilio junto al Puerto Deportivo de Benalmádena.
Se incorporó a la junta directiva del Club Náutico Marítimo de Benalmádena y en el año 2005 es elegido presidente de dicho club hasta el año 2011.
Durante este periodo organiza como club pionero la actividad de vela adaptada y terapias en el mar con el reciente creado Club Andaluz de Vela Adaptada en las instalaciones del club y su equipo de regatas.

Pepotre Valverde

Pepotre Valverde

“Pepotre” patrón del Aldebarán, nació el 12 de marzo de 1993.
Si tuviéramos que definir a un ‘malaguita’, con toda seguridad Pepote sería un buen ejemplo: costa, sol, viento, salitre, sudor y tranquilidad, con el objetivo vital de ayudar en lo que pueda y no molestar mucho.
Antes de nacer ya iba en un barco en el vientre de su madre, y de niño ya correteaba descalzo por la cubierta de la embarcación de su padre (hecho que aún no ha cambiado, sigue yendo descalzo).
Con 14 años ya era monitor de vela y sabía del mar más que de la propia vida. El ámbito náutico corre por sus venas como la propia sangre, el agua también le arrastra más que la montaña siendo monitor de natación.
Físicamente tan grande como el tamaño de su bondad por las cosas y las gentes, y aunque no es ingeniero mecánico ni técnico electrónico, es capaz de arreglar cualquier motor, hélice, o circuitos que se le pongan por delante.
Se confiesa apasionado de los videojuegos y de la Fórmula 1, y sus más allegados saben que lleva la competición marcada a fuego en su piel, pero para disimular, ante la pregunta de “¿Cuál es tu objetivo en la Copa del Rey?” responde: “Lograr una posición decente”.